Mi colaboración en este mes de septiembre de 2020 para el espacio del Laboratorio de la pandemia

Se trata de un breve texto de unas ochocientas palabras, tal y como pide el Laboratorio para quienes queremos colaborar de motu propio con él, en este su intento de ofrecer soporte reflexivo a los tiempos que nos tocan vivir a todos en el Planeta; un espacio creado para esta finalidad precisamente, desde la Red española de Filosofía e impulsado entre otros por el profesor Antonio Campillo, Meseguer, mi profesor en algún momento de mi formación académica en Filosofía, que abarcó los años 1977_84, si cuento el tiempo también como Tesinando, todos en la Facultad de Filosofía y Ciencias de Educación en aquella época; posteriormente esta Facultad lo ha sido ya directamente de Filosofía, una vez que Pedagogía se independizó como Facultad propia.

Transcribo a continuación el texto íntegro.

Pandemia y digitalización (Pedro Egio – Murcia, 26 de agosto de 2020)

por El Laboratorio

Quizá el fenómeno “esencial” más relevante -o,
al menos, uno de los más relevantes- de la sociedad de nuestro tiempo sea la Digitalización,
entendida como la traducción a ceros y unos de manifestaciones analógicas, y
definidas estas como “analógicas” desde la misma instancia de la
Digitalización, se trate de  texto,
audio, vídeo, bases de datos, ítems, porciones informativas de toda índole; y,
por cierto,  con un poder de proceso y de
cálculo que va siempre en aumento, en un desarrollo tanto del hardware como del software, de una forma tan exponencial que a cualquiera en todo el
globo terrestre deja cuando menos perplejo. 

Esta Digitalización en sí misma es un fenómeno esencial casi misterioso, pues supone la
cumbre, hasta el momento, de esa tendencia a la Lógica, la Matematización, la Cientización y la Concienciación -propia esta última de lo que llamamos
Filosofía- por parte de lo que al comienzo fueron grupos humanos más o menos
diferenciados, pero que ya es, desde la segunda mitad del siglo XX y lo que
llevamos del presente, una Humanidad Global. La globalización es el resultado
de esta actividad esencial del colectivo de seres humanos a la que denominamos
Digitalización y que conduce a concebir el devenir de la humanidad, su
historia, como un devenir en constante Progreso, no siendo esto sin más del
todo cierto.

Y aquí estamos, dado el
reducido tamaño de este escrito, en el centro de la idea que quería aportar: el
hecho de que tal Digitalización, siendo en sí misma -y casi misteriosamente-
tan brillante, comporta también tremendos riesgos si
sigue sometida a las órdenes del Neoliberalismo y del reciente Neofascismo que
llega a darse la mano con él.

Foucault y otros pensadores han analizado los
fenómenos “esenciales” como prácticas sociales situadas, como condiciones
“existenciales”, por utilizar el término del que se sirve Heidegger para
definir al Dasein humano. Esto que yo llamo
“esencial” -parodiando, si se me permite, a Heidegger- define a nuestra época, aunque ninguno de
ambos pensadores llegó a abordar la actividad “digitalizadora” o “digitativa”, porque su eclosión arrolladora
no se produjo en 1947, con la construcción del ingenio ENIAC,
sino más bien a partir de los años 80 del pasado siglo.

Esta digitalización more
Neoliberale y Neof
achista es la que
supone un gran riesgo para la Humanidad Global. Cabe señalar que tampoco fue avistada ni por Huxley ni por Orwell, en sus
narraciones distópicas del porvenir. No sabemos si es más temible una sociedad
conformada desde el Biologismo del primero o desde el Control que vislumbra el
segundo, aunque la Pandemia parece que está favoreciendo la conjunción de ambos.

Sin embargo, a la par
que comporta tantos problemas para el presente y para el futuro, la
Digitalización es ya una condición de
nuestra vida, un esencial insoslayable, al tiempo que motivo de sufrimiento
para colectivos como el de discapacitados visuales, al que pertenezco: soy
Licenciado en Filosofía desde los 23 años de edad y ciego total desde que
cumplí los ocho. La traducción a ceros y unos de textos -muchas veces por
reconocimiento óptico de caracteres
(OCR)-, audios, bases de datos, etc., sin duda posibilita que también los
ciegos podamos sumarnos a las prácticas discursivas y sociales de nuestro
tiempo, como nunca antes nos era dado, aunque la situación de “lo real”, como registro anillado a lo
Imaginario y lo Simbólico en términos de Jacques
Lacan, siempre se impone nouménicamente. “Lo real” en Lacan no es fenómeno, no se manifiesta sino
anillado a los otros dos registros: es en todo caso la Angustia existencial,
pero también es la condición necesaria de lo que tenemos ahí delante.

Esta es pues una
cualidad ventajosa de la Digitalización, así como otras sin
duda más centrales para todos: organización conveniente de la sociedad global,
condición de operaciones complejísimas al servicio de la ciencia y la técnica; y otras menos interesantes, como las exigidas por el régimen neoliberal y cada vez más neofascista del nuevo
orden global, que en este sentido muestra en efecto un carácter peligroso que debe ser combatido y corregido.

El carácter peligroso de
la Digitalización es el que hace que este “esencial” opere con una doble faz,
de una manera contradictoria. Una contradicción que la Filosofía, lejos de “sofisterías” inútiles y amorales, debe señalar, ahondando en ello todo lo posible, a
fin de visualizarla. Cabe esperar que esta Concienciación permita las
correcciones necesarias en tal “esencial” de nuestra época. Su conveniente
reorientación y democratización permitirá un
futuro posible para la Humanidad entera. Esta ha de ser, al menos, nuestra
aspiración.El Laboratorio | 15 septiembre, 2020 a las
https://redfilosofia.es/laboratorio/2020/09/15/pandemia-y-digitalizacion-pedro-egio-murcia-26-de-agosto-de-2020/

Continuar leyendo

Agradezco a la ONce la inclusión de mi recientemente publicada Tesina, “La descodificación de la Conciencia Romántica en F. Nietzsche”, al catálogo de sus obras en sistema Daisy, que pueden ser disfrutadas por todos sus afiliados y ciegos de habla hispana

Escribí este texto entre octubre de 1983 y febrero de 1984, en una carrera frenética entre mil abatares de mivida en aquellos meses, de separación temporal de Lola Rubio, la madre de mi hijo Carlos Javier y mi hija María José, con la que había contraído matrimonio el 21 de diciembre de 1980, volviéndome a … Continuar leyendo

Muchos somos los que, como el Gobierno de España, decimos: vamos al encuentro de una “nueva normalidad”

Muchos, los que estamos convencidos de que las cosas no pueden seguir como hasta ahora, como iban sucediéndose a lo largo y ancho, espaciotemporalmente, en nuestro mundo, ya globalizado y tan digitalizado uqe casi hablamos de realidad de las cosas y realidad virtual. En tal sentido estoy muy de acuerdo con el detalladísimo y amplio … Continuar leyendo

Auguran los psiquiatras, tras el confinamiento

Que va aumentar obstensiblmente el número de trastornos mentales por razones obvias. Se trata de la consecuencia del desplome de un Neoliberalismo feroz, que se está mostrando tan incapaz de dar contento cada vez a un mayor número de personas y que pone incluso en peligro la supervivencia de tantos en un planeta que ha desquiciado.

La pregunta por “quién es responsable del desplome del planeta como casa adecuada a la especie humana” es poco pertinente; es cierto que las condiciones que muestran a muchos lugares como innhóspitos parecen estar ahí y que cada vez aparecen más lugares en esta condición de poca o mala habitabilidad y aún más últimamente en que toda la llamada “aldea global” está así de amenazada por el Covid-19. Sin embargo preguntar por el responsable de todo esto sólo tiene una respuesta sensata: “el Neoliberalismo”, que casi es tanto como responder !fue “Fuenteovejuna , señor!” a la pregunta del comendador.

En todo caso es cierto que la Digitalización puede ofrecer esperanzas, pero no es menos cierto que a veces también nos desconcierta en grado sumo; una prueba palpable de esto mismo que acabo de escribir la tenemos por ejemplo en las mismas condiciones que están haciendo de la Digitalización lo que está siendo muchas veces: una pantalla de opacidad colocada ante las conciencias de miles de millones de personas. No puede entenderse muy bien que se nos permita escribir, casi gratuitamente, tanto y tan alegremente por la red y que al tiempo las condiciones de esta escritura se hagan tan incómodas al estar abrumado el escritor por demasiadas posibilidades: tradicionalmente una simple pluma y un tintero siempre hicieron maravillas; o, de qué vale escribir tanto si quedan tantos escritos en el más rotundo anonimato tantas veces. Coerto que muchas veces la cultura fue privilegio de pocos, pero tampoco es menos cierto esta gran paradoja actual, según la cual estamos en la época de la comunicación y al tiempo en la época de la mayor vaciedad intelectuual de Occidente en tantos respectos.

Es cierto, o al menos lo parece.: Y es que, tras este último latigazo del Neoliberalismo, esta última gran crisis, mayor que las precedentes, ante un colapso que parece irremediable, puede que desgraciadamente el vaticinio de los psiquiatras, muy lamentablemente, se cumpla de forma palpable.

Pedro Egio

Continuar leyendo

En medio de esta nueva jodida Pandemia -un siglo después de la inexactamente nominada “española”-, en la noche de Jueves Santo de 2020

Tras unos meses vuelvo a escribir. Mi silencio ha obedecido a múltiples causas, incluyendo también las derivadas de la mayor complicación de hacerlo en WordPress, aunque es cierto que sus páginas son muy accesibles y que su entorno para una persona que ve seguro que se ha hecho hasta más cómodo y útil. Sí: es … Continuar leyendo