14 Calle Mayor

Casi un foro moderno, engalanado por la burguesía dieciochesca y posterior, la calle Mayor es la más querida y transitada de todas las calles de Cartagena; querida de la burguesía que en ella siempre ha gustado de exhibirse, pero también del pueblo más sufrido. Llena de comercios, bancos y bares, extendiéndose entre augusteum y curia, ¡perdón!: entre Ayuntamiento y Capitanía General de todo el vasto departamento marítimo, del Mediterráneo, desde el cabo de Gata a la frontera con Francia.

Entramos desde el puerto, escuchando el reloj del Ayuntamiento; bar Taibilla a nuestra derecha, comercios a la izquierda, alguien se nos cruza bolsa de plástico en mano, estalla el cañonazo que avisaba de las ocho de la tarde , dejamos el callejón de Andino a la derecha escuchando lejanos tambores que salen de Santa María la nueva; sonido de Hammond surge de Suán, antigua tienda de instrumentos musicales, a la izquierda antiguo bar Palma de Valencia, donde se gestó “Suspiros de España”, local al que en algunas ocasiones vino Machín; ahora Oficina bancaria porque ya poco tiene de Caja de Ahorros; después legendario casino, orquestador de la vida de los ricos de la ciudad y calle Medieras a la derecha, donde los tambores resuenan más cercanos; barullo de calle comedias a la izquierda; seguimos , llegándonos los sones de los discos de la antigua tienda Selecciones.

Por la derecha vamos dejando la iglesia de Santo Domingo, de la Maestranza y marrraja al tiempo. Otro banco a la izquierda y vamos escuchando el cambio de guardia en Capitanía. Y al final desembocamos en las Puertas de Murcia, antiguo mar de Mandarache, como la propia calle.