Encuentro esta Octavilla sobre el imperdonable tema del muro del ave en Murcia:

AVE A LA MURCIANA.

Murcia siempre se ha caracterizado por su buena cocina: una cocina popular, rica en ingredientes y por otra parte muy asequible. Mostramos aquí otra receta que en realidad aún se está cociendo, pero cuyos cocineros tienen ya previsto un final, que no ha de ser a gusto de todos los murcianos, pero ellos nos la preparan como aquello de las lentejas: que si quieres las comes y si no: “te jodes”.

Ingredientes de nuestro plato de hoy: “AVE a la Murciana”:
Unos cuantos trenes de alta velocidad entrando a toda leches por el barrio del Carmen, – un pueblo insolidario, acobardado y con síndrome de Estocolmo,
– mucho dinero que le sacamos a ese mismo pueblo,
– – bastante labia y un montón de fotos,
– – unos cuantos arquitectos, un par de buenos muros,
– – mucha publicidad y propaganda, como “defensores del progreso”.

Modo de preparación:
1, se coge al pueblo y se le engaña constantemente y silencia a base de miedo;
2, en cuanto al ingrediente dinerito, se le saca al murciano con toda suerte de excusas, procurando invertir lo menos posible; dinero que se emplea a guardamos para darnos la vida padre;
3, se va a Madrid a lloriquear que nosotros también queremos AVE, y que estamos dispuestos a cocinar el plato como sea y a que el murciano trague como siempre;
4, se hornea todo de la forma más cínica posible;
5, se sirve con el mismo mayor cinismo posible, confiando en que el murciano siga tragando y tragando, aunque el AVE le picotee en sus partes pudendas.

Así es esta maravillosa receta de cocina que unos cuantos desalmados quieren servirnos a toda costa, abusando de ancianos, discapacitados, cantidad del vecindario del sur de la ciudad, que no podrán pasar al centro de la misma con facilidad alguna; pero también, de todo murciano de bien que se oponga a un muro infranqueable, opaco o transparente, da igual, que tantas connotaciones estadounidenses suscita.
Estamos convencidos de que cada serán más los murcianos que estarán dispuestos a defender la dignidad que a toda persona de bien le corresponde y a hacer de esta ciudad una ciudad no de ladrones e insolidarios, sino de personas honestas, solidarias y de bien.

Ciudadanos Murcianos indignados

Deja un comentario